Mucho más que un adorno

CODE-STUDIO_SEBASTIAN_SUITE_DECORACIÓN_01

Con sede en Galicia, Sebastian Suite no diseña ornamentos al uso. Sino una propuesta artesanal que brilla por su espíritu internacional

 

Desde que nació en 2017, esta plataforma online de objetos de decoración ha mantenido intacta su filosofía. “Queríamos acercarnos a la elegancia con un toque muy delicado”, cuentan por teléfono las socias fundadoras, Loli Moroño y Martina Casas, que tradujeron el concepto en una figura masculina anónima. “Sebastian Suite es un alter ego”, concretan, e inciden en sus peculiaridades. “Es un hombre que vive viajando, se hospeda en suites pensadas al detalle… y que le encanta buscar la belleza allá donde aterriza”.

 

En paralelo a la narrativa, la firma empezó confeccionando cojines de manera artesanal, y diseñándolos con una visión contemporánea. Hasta que el equipo se propuso, siguiendo la misma línea, ampliar la oferta de productos. “Elaboramos objetos que funcionan durante todo el año y algunos otros que están pensados, por ejemplo, para la época de navidad”, aclaran al equipo de Code Studio. En su e-commerce siempre destaca la porcelana: se aplica sobre jarrones, lámparas, candelabros y esculturas. Como la de un toro de lidia, muy parecido a los que pintaba Goya. O la de un caballo que simula haberse construido en papiroflexia.

 

CODE-STUDIO_SEBASTIAN_SUITE_DECORACIÓN_02

CODE-STUDIO_SEBASTIAN_SUITE_DECORACIÓN_03

A la izquierda, el caballo andaluz que Sebastian Suite produce en ediciones limitadas, haciendo referencia al origami japonés. A la derecha, la lámpara Lumières de Nice, de la colección Brisas de Niza, imita la silueta de una piña a partir de una base de vidrio en acabado blanco (y metal en dorado).

 

“Nuestro último capricho, con el que llevamos trabajando ya bastante tiempo, es una flor de sobremesa hecha de plumas de oca, que las vamos puliendo y tallando una a una”, añaden. Cada pluma se perfila con un hilo dorado envejecido. Y la base, también de porcelana (esta vez, en tres cocciones), está disponible en tres alturas distintas. La guinda final viene de la mano de una pequeña figura, en forma de libélula, hormiga o mariquita, que se sujeta a la flor (en concreto, una peonía) dedicándole un guiño a la naturaleza.

 

CODE-STUDIO_SEBASTIAN_SUITE_DECORACIÓN_04

CODE-STUDIO_SEBASTIAN_SUITE_DECORACIÓN_05

Según su altura, este adorno de mesa recibe el nombre de Isadora (su base es de 5cm de alto), Martha (10cm) o Joséphine (15cm).

 

Entre el surtido de Sebastian Suite destacan, además, las necesidades de sus clientes habituales a nivel de interiorismo. “Algunos nos decían que les gustaría adornar las paredes sin tener que utilizar cuadros”, recuerdan Moroño y Casas. Por lo que idearon tres piezas en madera de arce (y extremos en latón) con un resultado visual dinámico y arquitectónico, que expande las fronteras de esta firma gallega, a las que pronto se le sumará otro punto de vista. “Siempre pensamos en nuevas formas de evolucionar”, concluyen las fundadoras. “Y queremos colaborar, poco a poco, con grandes diseñadores, ya sean españoles o internacionales”.

 

CODE-STUDIO_SEBASTIAN_SUITE_DECORACIÓN_06

CODE-STUDIO_SEBASTIAN_SUITE_DECORACIÓN_07

Con tres listones de madera hechos a mano, la escultura Goa decora sin recargar, alejándose de los objetos convencionales que suelen colgarse en las paredes.