Kundalini, desde dentro

Kundalini_Lighting_Iluminación_Lámparas_Stefano_Bordone_code-studio_01

La firma de iluminación italiana hace balance con un anfitrión de altura: su presidente y director creativo, Stefano Bordone

 

Desde que empezasteis con Kundalini en 1996, en Milán, ¿cómo ha evolucionado vuestro diseño?

Digamos que, desde el principio, nuestra intención era desarrollar un tipo de lámpara que se acercara a la iluminación de una manera extremadamente innovadora, y que tuviera, además, un diseño orgánico. Llevamos trabajando con esa idea durante más de 20 años: hemos ido poco a poco creciendo, investigando nuevos materiales e invirtiendo en tecnología de vanguardia para nuestra producción. También hemos evolucionado progresivamente en el lenguaje, el estilo y los procesos. Es lo que nos ha permitido, en conjunto, crear una identidad potente y reconocible. Hoy, Kundalini es una compañía con un diseño, a nivel formal, maduro y consciente de sí mismo, y que tiene en cuenta el significado y las necesidades de cada proyecto, en términos de funcionalidad.

 

En Code Studio nos interesa mucho saber cómo es, precisamente, ese proceso que seguís para diseñar una lámpara. Es decir, ¿cómo nacen las colecciones de Kundalini? ¿Empezáis con una clara inspiración o, por el contrario, va surgiendo mientras pensáis en materiales y formas?

Para nosotros es importante, y siempre lo ha sido, colaborar con talentos emergentes y diseñadores de renombre internacional (Cristina Celestino, Patricia Urquiola o Sebastian Herkner son algunos de los mejores ejemplos). Porque con esa fórmula conseguimos que nuestras colecciones se enriquezcan de matices e influencias derivadas de otras culturas, experiencias e historias. Ellos nos proponen sus ideas, y Kundalini evalúa cuáles pueden materializarse en formato lámpara. De esa manera fomentamos el diálogo y le concedemos libertad a cada diseñador, mucho más que si nos limitáramos a darle un briefing o un resumen muy cerrado del proyecto. En cuanto a la selección de los materiales, se realiza casi de manera simultánea al desarrollo del concepto.

 

Kundalini_Lighting_Iluminación_Lámparas_Stefano_Bordone_code-studio_02

Las lámparas colgantes Kushi, que imitan la forma de una manzana, son obra de Alberto Saggia y Valerio Sommella.

 

¿Y los siguientes pasos?

Una vez se ha evaluado el proyecto, pasamos a su ingeniería con nuestro departamento técnico, que se encarga de estudiar las mejores soluciones para la producción de la lámpara. Después realizamos diferentes muestras con el objetivo de pulir sus detalles. Lo fundamental es que, en cada fase, los diseñadores se involucran al milímetro, y estamos orgullosos de que lo hagan: su contribución es la base de nuestro desarrollo.

 

Si hablamos de interiorismo, ¿qué necesita una casa contemporánea para que esté bien iluminada?

En realidad, cualquier tipología de espacio, ya sea profesional, de retail, público o doméstico, requiere lo mismo: lámparas que sean un equilibrio justo y adecuado entre la decoración y la funcionalidad. Pensad que la iluminación define el estilo de los muebles y les otorga carácter. Una luz puede transformar por completo el diseño de una habitación. De hecho, con algo tan simple como el color de una bombilla se puede cambiar radicalmente la imagen del entorno.

 

Kundalini_Lighting_Iluminación_Lámparas_Stefano_Bordone_code-studio_03

Kundalini_Lighting_Iluminación_Lámparas_Stefano_Bordone_code

Durante la Milan Design Week de 2019, Cristina Celestino iluminó la pastelería Cucchi con la lámpara de pie Opyo.

 

Stefano, revisando los proyectos en los que habéis estado trabajando, ¿cuál dirías que ha sido uno de los más difíciles para el equipo de diseño?

Sin duda, la lámpara de pie Evita de 2011. No solo por su forma helicoidal o porque tuviéramos que cortar en láser, de manera impecable, sus tubos de metal. Lo que había que conseguir, sobre todo, era que ese metal encajara con el difusor, que normalmente no suelen llevarse muy bien entre ellos. Después de varias pruebas, fabricamos el difusor con una lámina de PVC con memoria de forma, que dejaba pasar la luz y la extendía de manera uniforme. Fue complicado, pero tuvimos nuestra recompensa: Evita todavía sigue siendo uno de los productos que más valoran nuestros clientes.

 

Para concluir, ¿qué hace que el diseño italiano, desde tu punto de vista, se reconozca a nivel internacional?

El hecho de que combine el know-how y la creatividad. Que algo esté hecho en Italia significa que detrás lleva material de calidad, estilo refinado, innovación en las soluciones, precisión en el detalle y una gran capacidad para perdurar en el tiempo. La etiqueta Made in Italy siempre ha sido una expresión de excelencia de nuestros fabricantes. Made in Italy es, sobre todo, tradición y pasión por las cosas que, gracias a estar bien hechas, acaban siendo bellas.

 

Kundalini_Lighting_Iluminación_Lámparas_Stefano_Bordone_code-studio_05

Las lámparas Lanna’ cuelgan del techo con el nombre de un antiguo reino tailandés. Su forma se inspira en las linternas flotantes que, durante las fiestas regionales, sobrevuelan el cielo de las ciudades.