NEM: una peluquería en el corazón de Bilbao

CODE-STUDIO_NEM_Peluquería_blog_01

Este local acogedor, a escasos metros del San Mamés, es el nuevo proyecto de retail que ha desarrollado el equipo de Code Studio

 

A la vida ajetreada de la ciudad le hacen falta espacios que se dediquen en exclusiva al cuidado y la relajación del cuerpo. Ese es justo el propósito que hay detrás de NEM. “Queríamos crear una pequeña peluquería en el centro de Bilbao que invitara a evadirse de las preocupaciones del día a día”, comenta el fundador de Code Studio, Diego Gómez, que durante el periodo de obra se centró en ampliar visualmente las dimensiones del local. “Aplicamos un juego de espejos enfrentados para multiplicar el espacio de forma infinita”, detalla. “También añadimos arcos retroiluminados, que es lo que le da fuerza al interiorismo, y la pared principal la cubrimos con un papel de motivos florales monocromo en tonos ocre”.

 

Pero los detalles no acaban aquí. El suelo vinílico, de imitación madera, se planteó como una solución alternativa, “porque una madera natural no hubiera resistido el uso de los tintes ni el tráfico frecuente de una peluquería”, explica Diego. El área de recepción, mucho más sosegada, se acompañó con iluminación suspendida de la firma italiana Kundalini, apliques de luz de la marca belga Wever & Ducré y empanelados de madera en azul petróleo. El toque final corrió a cargo de Marina Diseño: la empresa vasca, con la que Code Studio lleva colaborando desde hace años por su savoir faire, es la que seleccionó las piezas de mobiliario en el local de NEM.

 

CODE-STUDIO_NEM_Peluquería_blog_04_Ronan_&_Erwan_Bouroullec_Vitra_2017

CODE-STUDIO_NEM_Peluquería_blog_05_Kundalini

Cuando Marina Diseño propuso la Softshell Side Chair (a la izquierda), Code Studio la escogió principalmente por su ergonomía. Igual que las lámparas de Kundalini (a la derecha), que generan un ambiente cálido incluso a plena luz del día.

 

Los muebles, de hecho, provienen de emblemas históricos. Como las butacas Softshell Side Chair, que los franceses Ronan & Erwan Bouroullec diseñaron para Vitra en el año 2017. O la lámpara de pie TMM, de Santa & Cole, que firmó el catalán Miguel Milá en 1961. El equipo de Code Studio argumenta la elección: “Escogimos este modelo y no la TMC (del mismo año) porque su estructura se articula en madera de haya. Lo cual permite que esta referencia tan clásica equilibre y armonice el espacio”. En el mostrador de la peluquería, hecho de mármol blanco, también hay otro guiño a Milá: su lámpara Cesta da la bienvenida a todos los clientes que, a partir de ahora, sean o no de Bilbao, entren a NEM para sentirse como si estuvieran en casa.

 

CODE-STUDIO_NEM_Peluquería_blog_02_TMM_Miguel_Milá_Santa&Cole_1961

CODE-STUDIO_NEM_Peluquería_blog_03_Cesta_Miguel_Milá_Santa&Cole_1961

La TMM de Milá, a la izquierda, desarticula los tres elementos principales de una lámpara: la estructura, los componentes eléctricos y su pantalla envolvente. El modelo Cesta de la derecha, en cambio, recoge toda la funcionalidad de una luminaria en un objeto casi portátil.

 

CODE-STUDIO_NEM_Peluquería_blog_06

CODE-STUDIO_NEM_Peluquería_blog_07_Wever_&_Ducré

A la izquierda, un resumen del universo estético que sugiere la peluquería NEM. Que viene acompañado (a la derecha) por los apliques de luz, en las paredes, de la firma Wever & Ducré.

 

*Todas las fotos del proyecto son de Iñaki Armada.